Category Archives: Peace

El día que Colombia le dijo NO a una paz regularcita

Imaginen una persona de de 47 años que luego de haber aplicado fallidamente a la universidad varias veces en su vida, por fin la aceptan en el 2011. Por cinco años se quiebra el coco y estudia juiciosa y trata de sacar las mejores notas, pero pues no siempre le va bien en los exámenes. Hay algunas materias que pasa raspando, pero en la mayoría le va bien. Al final de los 5 años y después de muchas horas de estudio y sacrificio, la persona que ya tiene 52 años de vida, está lista para graduarse. Sabe que gracias al grado que está punto de obtener, va a poder recibir el ascenso en el trabajo que le va permitir mejorar las condiciones de vida suyas y de su familia. El futuro pinta muy promisorio. Incluso un primo suyo que vive en Washington le dijo que si se graduaba, le mandaba una platica de ayuda.

Sin embargo un vecino suyo, considera que haber pasado unas materias raspando es vergonzoso y convence a la universidad de que no le den el grado y en cambio lo obliguen a repetir todas las materias donde no le fue muy bien, con el fin de mejorar el promedio. Lo más irónico es que el vecino nunca fue a la universidad: aplicó una vez con desgano pero la verdad nunca tuvo intensiones reales de estudiar. Sin embargo asegura que él hubiera sacado mejores calificaciones.

Ahora solo queda la incertidumbre de cuándo podrá graduarse. Un año más? Cinco? Otros 52? Si será posible mejorar las notas en Física III: Electricidad y Magnetismo? esa vaina es muy brava! Quién le va a ayudar con su familia en estos años extras de volverse a sentar en la mesa a estudiar? Y que pasa si al final la universidad decide no darle el cartón nunca?

Colombia estuvo a punto de graduarse en la paz, pero 18% del país decidió que era preferible volver a clase y mejorar las notas, porque nos íbamos a graduar con un promedio regularcito. Plop.

Y las felices fiestas para el 2014?

Recientemente, recibimos una queja formal de una de nuestras más queridas lectoras, quién nos indagó el por qué no hubo un mensaje deseando unas felices fiestas 2014 de parte de Chichipanguanorrea y su personal.

Luego de extensas investigaciones, introspección personal, soul searching y otras pendejadas, hemos concluido que la razón por la cual no fue publicado el mensaje decembrino, fue por simple y trivial olvido.

Sin embargo creemos que nunca es tarde para corregir los errores del pasado y para desearle a nuestros queridos lectores unas felices fiestas 2014 y un alegre 2015 lleno de bailongo, sabor y macarena.

De parte de la virgen María Fea de la Iglesia Católica Ortodoxa, un próspero 2015 para todos.

Virgen María Fea

El mono rosado (o como el sabor de la venganza es dulce)

Hace unos 3 o 4 años mi amigo Alejandro Corona se mudó a su nueva casa y organizó una fiesta de inauguración. Recuerdo que estaba en el supermercado (quizá en HEB) comprando cervezas y comida para la fiesta y tal vez acababa de pasar el día de San Valentín entonces los artículos con ese motivo se encontraban en promoción. Se me ocurrió entonces buscarle a Alejandro un regalo por su nueva casa que fuera altamente inapropiado, inútil, quizá grotesco, poco ortodoxo, pero sobre todo divertido. Fue cuando encontré un abominable Mono Rosado de peluche y decidí que era el regalo perfecto.

La verdad no recuerdo muy bien como ocurrieron los hechos pues esto sucedió hace varios años y tengo pésima memoria, pero lo cierto es que según Alejandro, cuando le entregué el regalo le dije que solo podía regalar el mono a alguien que tuviera una fiesta de inauguración en su casa. Pues 3 o 4 años después, Alejandro me regala el mono de regreso en la fiesta de inauguración de mi casa y me da la sorpresa más divertida de la velada!

Creo que el karma si existe y la cara de venganza de Alejandro en el momento en que me está regalando el Mono Rosado no tiene precio…

Touché Alejandro Corona… Touché!

Reciclando en el barrio

Hace un par de años, la ciudad de Austin mejoró su sistema de reciclaje, pero dichas mejoras no llegaron a mi barrio por ser un ‘Municipal Unit District’ (MUD) que es algo así como un barrio que se manda solito. En esa época yo envié el siguiente correo electrónico a los que administran mi vecindario, pero nunca recibí respuesta:

Hello,
I’m a Wells Branch resident and would like to know if there are any efforts to revamp WB recycling program. Here is a comparison with the City of Austin recycling program:

City of Austin (http://www.ci.austin.tx.us/sws/recycling.htm)
What can be recycled:
– Newspapers, magazines, catalogs, junk mail & office paper
– Aluminum, steel & tin cans
– Glass bottles and jars, all colors
– Rigid plastic (#1 through #7)
– Corrugated cardboard
– Boxboard, such as cereal and soda boxes
Recycling container: Big trash can with lid. Because of the big container, City of Austin doesn’t need to pick of recycled items on a weekly schedule but instead they do it once or twice a month (can’t remember exactly)

Wells Branch MUD (http://www.wellsbranchmud.com/wb-trash_recycling.html)
What can be recycled:
– NEWSPAPERS/MAGAZINES
– PLASTICS: #1 or #2 are accepted.
– CANS: Steel and aluminum cans accepted.
Recycling container: Small container

The fact that I cannot recycle Cardboard, boxboard, all plastics (1-7) and glass is very inconvenient. It means I have to make additional trips to other recycling locations to be able to recycle those items.

Esta semana recibí el boletín informativo “Neighboor News” y me enteré que por fin Wells Branch va a tener un programa de reciclaje cási tan bueno como el del resto de la ciudad, lo cual es una excelente noticia para el barrio. Excepto que en mi caso, me pienso mudar pronto.

Es la hora, es la hora! La hora del vegetal

Si eres uno de los cientos de lectores que ha comenzado ha seguirnos recientemente, es muy posible que pienses que lo único que hacemos aquí es tomar cerveza y mamar gallo. A pesar de que tomar cerveza y mamar gallo, son elementos fundamentales en este espacio, también hay cabida para otros temas de gran interés para chicos y grandes. El tema que nos concierne el día de hoy es la sana alimentación; en particular el consumo de frutas y verduras.

I will show you mine, if you show me yours...

Recientemente, conversaba con mi amigo y jardinero amateur Blair acerca de lo dificil que se me hacía comprar frutas y verduras en el mercado. En general me cuesta comprar comida en el mercado: no hayo que productos comprar o termino comprando las mismas cosas. Poco espacio doy a la variedad, y esto es especialmente cierto con las frutas y verduras. Rara vez compro frutas, y en cuanto a verduras casi siempre compro lo mismo: tomate y cebolla que me encantan. De vez en cuando compro espinacas para hacer en sopa o como me enseñó Eva recientemente (mezclándolas con queso crema y sofriéndolas en un sartén aceitado) o compro una bolsa de ensalada César que ya viene preparada y sabe bastante regular. Otra de las pricipales razones por la cual no compro muchos vegetales, es porque se dañan rápidamente y odio estar botando comida a la basura. La única excepción es cuando preparo el super delicioso Gazpacho que me enseñó Sayuri, pero que hago únicamente una vez por mes o menos seguido. Fue entonces cuando Blair me sugirió registrarme a un CSA (Community Supported Agriculture) que en español viene siendo como un club de gente que apoya la agricultura local. La idea es que uno paga por adelantado el derecho a recibir los frutos de lo que se coseche en una granja por los próximos meses. En mi caso me suscribí a la granja Johnson’s Backyard Garden para recibir 4 entregas, una cada dos semanas. Cada entrega es una caja repleta de vegetales variados y no hay posibilidad de escojer que vegetales o frutas recibes, siendo lo divertido del asunto. Hoy recibí mi segunda entrega y la caja contenía: tomates, cebolla, ajo, pimenton verde, pimenton amarillo, ocra, pepino, zucchini, chile dulce, chile picante, berenjena, calabacín amarillo, un ramillete de Albahaca fresca y un melón. Los productos son todos cultivados en Austin y de manera organica, así que son más saludables, mi huella de carbono es menor y además saben más rico. Esto último lo pude corroborar con los tomates: usualmente los que consigo en el mercado son grandes, carentes de defectos y perfectamente rojos y brillantes; los tomates que recibí de la granja eran deformes, con algunas manchas cafés, y de color amarillo-rojizo. Sin embargo cuando los probé me supieron delicioso.

Gracias a esto, he estado comiendo muchos vegetales últimamente y ensayando nuevas recetas. He hecho vegetales al vapor, vegetales sofritos, sopa de calabacín amarillo y calabacín de verano, gazpacho, salsa picante mexicana, espaguetis con atún, pimenton, cebolla y ajo, tomates con queso mozarela, albahaca, vinagre balsámico y aceite de oliva, y lo más diferente que hice fue una receta griega de berenjenas bañadas en una mezcla de harina, sal y agua mineral y fritas en aceite de oliva.

Después de 30 días de cerveza, creo que me vienen bien 8 semanas de vegetales.

Donación de cabello

La última vez que me corté el cabello muy corto, fue en el verano del 2007 antes de irme a la boda de Eva y Niv en Puerto Escondido, México. Desde ese entonces llevaba aproximadamente 2 años y medio dejándome crecer el cabello, tiempo en el cual solo en dos oportunidades lo corté un poco. No se exactamente en que momento decidí que quería donarlo pero calculo que fue luego de llevar más de un año dejándolo crecer. Después de una simple búsqueda en internet, encontré Locks of Love, una organización que utiliza cabello donado para hacer pelucas para niños que perdieron su cabello por una enfermedad (Alopecia Areata). También encontré que varios salones de belleza en Austin cortaban el cabello gratis cuando la persona lo donaba a esta organización. El único requisito de Locks of Love, era que el cabello donado tenía que ser de más de 10 pulgadas y yo en ese entonces tenía unas 6 pulgadas así tuve que esperar más tiempo.

Avant Salon Logo

En Octubre del año pasado, decidí que ya era hora de donarlo. La verdad tener el cabello tan largo implica un esfuerzo adicional que no estaba dispuesto a continuar. Busqué nuevamente en internet los salones de belleza en Austin donde podía cortarme el cabello para donarlo y ya ninguno lo hacía gratis. Avant Salon era uno de los lugares que en el 2008 había hecho la campaña de cortes gratuitos para quienes donaran el cabello a Locks of Love, pero no encontré información para el 2009 así que decidí escribirles un email preguntándoles al respecto. Recibí respuesta inmediata de Svetlana Frolova, directora de mercadeo y fotógrafa profesional quien me dijo que la campaña del 2008 ya había terminado, pero que con gusto la extendía para mi. Muy contento decidí tratar de medir mi cabello y no estuve completamente seguro de tener las 10 pulgadas de largo requeridas, así que le pedí a Svetlana si podía extenderme su oferta uno cuantos meses más para tener el cabello más largo, y me contestó que no había problema así que decidí dejar el corte para el 2010.

Finalmente la semana pasada me di cuenta que mi amiga Jocelly, con quien ya había conversado el tema de donar el cabello, se me había adelantado así que decidí que ya había llegado la hora de hacer la donación. Volví a escribirle a Svetlana y me dijo que hiciera una cita en la sede del norte. Los llamé ayer martes 12 de enero de 2010, y me dieron la cita para hoy a las 7pm!

Fue así como hoy a las 7pm me encontraba en una silla viendo como la estilista Hajer Selim me hacía cuatro colas para luego cortarlas y luego me hacía un corte al mejor estilo Hollywood con el cual quedé muy contento y que marcaba el fin de una etapa que debo reconocer fue muy divertida.

Quedo entonces muy agradecido con Svetlana y Hajer de Avant Salón, quienes se portaron de maravilla. El corte solo me costó $20 dolares que son más que justificados, y la campaña para Locks of Love va a estar abierta todo el mes de Enero, así que los invito a donar su cabello si creen que es hora de cambiar el look.