El mono rosado (o como el sabor de la venganza es dulce)

Hace unos 3 o 4 años mi amigo Alejandro Corona se mudó a su nueva casa y organizó una fiesta de inauguración. Recuerdo que estaba en el supermercado (quizá en HEB) comprando cervezas y comida para la fiesta y tal vez acababa de pasar el día de San Valentín entonces los artículos con ese motivo se encontraban en promoción. Se me ocurrió entonces buscarle a Alejandro un regalo por su nueva casa que fuera altamente inapropiado, inútil, quizá grotesco, poco ortodoxo, pero sobre todo divertido. Fue cuando encontré un abominable Mono Rosado de peluche y decidí que era el regalo perfecto.

La verdad no recuerdo muy bien como ocurrieron los hechos pues esto sucedió hace varios años y tengo pésima memoria, pero lo cierto es que según Alejandro, cuando le entregué el regalo le dije que solo podía regalar el mono a alguien que tuviera una fiesta de inauguración en su casa. Pues 3 o 4 años después, Alejandro me regala el mono de regreso en la fiesta de inauguración de mi casa y me da la sorpresa más divertida de la velada!

Creo que el karma si existe y la cara de venganza de Alejandro en el momento en que me está regalando el Mono Rosado no tiene precio…

Touché Alejandro Corona… Touché!

Sancocho

Con motivo de mis 34 primaveras y de mi nueva casa decidí organizar una fiesta y preparar un Sancocho. No es la primera vez que preparo uno, pero si fue la primera vez que hago uno tan grande. Hice una olla completa de 22Qt, otra de 18Qt y otra chica de unos 5Qt, para un total aproximado de 45Qt que equivalen a unos 11 Galones (casi la misma cantidad con la que tanqueo de Diesel mi carro). Los ingredientes fueron: 15 libras de papa, 12 plátanos, 12 mazorcas, 10 zanahorias, 10 tomates, 3 cebollas, 2 ramilletes de cebolla de rama, 1 ramillete de cilantro, 5 libras de yuca congelada, 5 libras de carne de res, 4 libras de carne de cerdo, 2 libras de costilla de cerdo y 10 libras de muslos de pollo.

Al final calculo que comieron unas 60 personas y hasta hubo para repetir, pero se acabo completamente, lo cual es prueba contundente de que el Sancocho fue un éxito rotundo. En las ollas solo quedaron un par de huesos de pollo solitarios.

Fue muy divertido cocinar el sancocho, tener tantos amigos celebrando en mi casa, recibir unos regalos súper chéveres y bailar hasta las 4am.

Agradecimientos
– Karin: por ayudarme a preparar el Sancocho desde las 2pm y quedarse hasta las 4am!
– Jorge, Gabriel y Marina: por ayudarme con la limpieza al día siguiente
– Anmar/Jud: por las sillas de picnic, los tenedores desechables y el ‘I ♥ U S A’
– Adriana/Rob: por el picador de regalo
– Bogdan: por el reloj de Guinness, por la botella de ţuică y por tomarse la botella de ţuică
– Crystal: por la planta de albahaca
– Jorge: por la media de guaro
– Raluca/Christian: por los vasitos de regalo
– Kristina/Pucho: por regalarme la tasa ‘D’ dos veces!
– Karina/Alejandro: por la elegante botella de vino
– Daniela/Jeronimo: por las vasijas de vidrio para servir comida en las fiestas
– Barbie/JoseA: por el fino Whisky Escosés
– Jocelly: por los deliciosos fríjoles
– Daniela/Vasilis: por los ricos cupcakes
– Inna/Mario: por la sandía amarilla
– Erika/Alejandro: por el Mono Rosado: la sorpresa más inesperada y graciosa de la fiesta!
– Ashley, Jorge, Anmar: por venir a mi fiesta desde Dallas o Houston

Y a todos los que vinieron e hicieron parte de la diversión: Gracias Totales!