Medellín 2011: impresiones

Un mes de visita en Medellín. Desde que me fui a trabajar a Austin, no había pasado un tiempo tan largo en la ciudad que me vio nacer. Fueron cuatro semanas, donde hubo tiempo para la diversión y el trabajo. Aquí algunas reflexiones al respecto:

Spirit Airlines
Primera vez que volaba con esta aerolínea de bajo costo. El viaje de ida no pudo ser mejor. Pagué por anticipado dos maletas y me aseguré de llevarlas por debajo del peso máximo de 40 libras. Los asientos me los asignaron durante el check-in en el aeropuerto de Dallas porque si se hacía con anticipación había un costo y tuve la suerte de que me asignaran la fila 8 en un trayecto y la fila 3 (con asientos de lujo) en el otro. El vuelo salía muy temprano de Dallas (6am) y me tuve que despertar a las 2:50 am, para estar en el aeropuerto a las 4am. En el trayecto Fort Lauderdale – Medellín, compré dos cervezas con papitas por $12 dólares y con eso embolaté el hambre hasta llegar a Medellín para ir a comer en Rancherito una deliciosa Bandeja Paisa.

Para el regreso no me asignaron asientos tan cómodos, pero los vuelos fueron cumplidos y no tuve problemas.

En conclusión si recomiendo usar Spirit, asegurándose de leer todas sus restricciones de equipaje y llegando al aeropuerto con suficiente anticipación.

Renovación de cédula
Hace un par de años el gobierno colombiano le exigió a todos sus ciudadanos renovar la cédula de ciudadanía, principal documento de identificación. Viviendo en Austin, no pude hacer la renovación durante el consulado móvil que hubo en Noviembre de 2010, y una vez que intenté hacerlo en Houston, la fila era demasiado larga. Así que viaje a Colombia con un poco de temor por no tener el documento renovado y sabiendo que el plazo fijado por el gobierno había expirado. Al pasar inmigración me dijeron que aprovechara mi visita para renovar la cédula. Fui entonces un día a la registraduría que queda cerca a la casa de mis padres y me dijeron que había que hacer una cita por teléfono o internet. Mi madre me dijo que por teléfono era difícil entonces intenté hacerlo por internet. Resulta que por internet solo dan citas para el día siguiente: es decir, si no hay citas para mañana, no se puede intentar hacer una cita para el día posterior, ni para dentro de un mes. Hay que visitar la página diariamente, lo cual hice en repetidas ocasiones y nunca habían citas. Entonces decidí una noche pedir la cita a las 12:00 y por fin pude hacerlo pero no en la oficina de Medellín sino en la de Envigado. La dirección de la registraduría de Envigado está incorrecta en la página web, pero afortunadamente mi papá sabía donde estaba ubicada. El trámite de la renovación es rápido, pero la contraseña que me dieron no tiene foto porque nadie me dijo que había que llevar fotos, y entonces no me la firmaron tampoco. En teoría yo podía pagar para que me enviaran la cédula nueva al consulado de Houston, pero me dijeron que mejor dejara un poder con mis padres para que ellos la reclamen.

El sistema para pedir las citas y que solo se puedan pedir para el día siguiente parece ridículo, pero por otro lado, todos los días tiene uno la oportunidad de ‘participar’ en la ‘rifa’ de citas. De lo contrario, la gente ya tendría citas pedidas de aquí al 2014 y alguien como yo no hubiera podido hacer ese trámite.

Worlidays
Hace poco leí el artículo Scrap holidays, bring on the ‘worliday’ en BBC news que hablaba de como algunos profesionales hoy día se mantienen conectados a su trabajo con sus Blackberries y iPads durante las vacaciones. El artículo en lugar de criticar dicho fenómeno, resaltaba las ventajas: puede la persona irse a otro lugar a descansar, sin necesidad de desconectarse completamente del trabajo, por lo cual puede tomarse este tipo de descansos más frecuentemente. Se me hizo curioso coincidir con dicho artículo cuando me encontraba en Medellín haciendo exactamente eso: durante estas cuatro semanas en Medellín trabajé un total de 46 horas. Mi rutina de Lunes a Jueves era levantarme 7:30am, bañarme, desayunar café con arepa y huevo, conectarme al trabajo a las 8:30am y trabajar hasta las 11:30am. En esas 3 horas de trabajo me dediqué a responder correos electrónicos, hice varias revisiones de código de colegas, escribí mi revisión de desempeño semestral, hice los cambios necesarios para portar los instaladores de varios componentes a Linux ARM, ayudé a varios colegas a resolver dificultades, modifiqué y exporté diversos componentes, etc. Siento que produje una cantidad de trabajo mucho más alta en estas 46 horas, que en cualquier otra semana del año. Atribuyo esto a varios factores: no tener distracciones de otros colegas, estar en un ambiente de trabajo más relajado y el hecho de que podía hacer una pregunta o enviar un código para ser revisado al final de mis 3 horas de trabajo, y no tener problema en recibirlo al día siguiente en lugar de quedarme toda la tarde esperando una respuesta. Ahora que regreso será muy positivo saber que no tengo cientos de emails acumulados en 4 semanas, que me he mantenido al tanto de los avances en los diferentes proyectos y que mi grupo no ha sentido una ausencia completa de mi parte. Pienso que dependiendo del lugar que visite en mis próximas vacaciones, podría replicar esta experiencia, aunque considero que también es importante tener vacaciones donde hay una desconexión total del trabajo, como lo fue el mes que pasé en Australia y Nueva Zelanda en el año 2009.

La boda del año
Olvídense del Príncipe William y Kate Middleton: la boda del año fue la de mi hermanito Juan David y Ani Molina. La boda se realizó en el Museo El Castillo y contó con unos 150 invitados. Todos trabajamos mucho para que la boda fuera un éxito y lo fue. La música estuvo a cargo de una banda cover de los Beatles y luego hubo un DJ que nos puso a bailar raggeaton toda la noche. Hubo tiempo también para cantarle unas trovas a los nuevos esposos y para beber hasta que el cuerpo no diera más. Una noche inolvidable y muy divertida.

El Parque Arví
Una increíble reserva natural, a la cual se puede llegar utilizando el Metro Cable. Un sitio para caminar, relajarse y respirar aire puro. Un plan muy recomendable para los que vienen a visitar la ciudad y para los que viven en ella. Este parque me recordó mucho el parque Daintree en Australia.

Son Havana
Un excelente sitio para bailar buena Salsa y pasárselo rico con los amigos.

Mundial Sub 20
El fútbol se respiraba en todas partes: la gente estaba muy entusiasmada con el mundial sub 20 en Colombia y con el equipo tricolor. Tuve la oportunidad de ir a los juegos Inglaterra 0-0 Corea del Norte y Argentina 1-0 México en la primera fecha. Ambos juegos fueron bastante aburridos, pero el público hizo lo posible por mantenerse alegre haciendo ‘la ola’ o gritándole ‘Puto!’ al portero Argentino en los saques de meta. También pude ver en vivo el juego de semifinales Portugal 2-0 Francia. Desafortunadamente los portugueses se encontraron con 2 goles muy rápido en el primer tiempo, entonces se dedicaron a controlar el juego y ya no atacaron más. Francia con mucha voluntad y poco fútbol se vio impotente. El público asistente al Atanasio Girardot apoyó siempre a los equipos que más metían. En los partidos que yo vi fueron siempre los equipos perdedores que al verse por debajo en el marcador lucharon por recuperar el juego y esa voluntad la reconocímos los hinchas. Queda entonces el país con una muy buena imagen en cuanto a organización, 8 estadios renovados en muy buenas condiciones y ojalá una cultura de fútbol donde se respete y se disfrute sanamente en familia. Queda pendiente el tema de si vuelven o no a colocar mallas que separen al público asistente de la cancha.

3 thoughts on “Medellín 2011: impresiones”

  1. Mi amor: Me gustan mucho tus comentarios sobre el viaje. Asì te vi y sentì, tranquilo, descansando y gozando cada momento. Fue maravilloso tenerte acà un mes. Espero se repita y pronto. Estar todos junticos gozando de cada detalle es lo màximo y nada en el mundo se le puede comparar. Yo los adoro!!!!

Comments are closed.